¿NECESITA AYUDA?

El seguro ataca con más autorregulación la polémica que rodea a las pólizas de salud

No es habitual que las aseguradoras se opongan a la prórroga de la póliza de salud cuando el cliente enferma de gravedad o rebasa los 65 años. Aunque casos tampoco han faltado.

Algo que ha generado bastante controversia alrededor de los abusos de las entidades en la cobertura sanitaria que ofrecen. Ahora, la patronal del sector, Unespa, aprovecha la revisión de la guía de buenas prácticas aplicable al ramo para atacar este aspecto. Y lo hace incorporando límites para garantizar la continuidad del contrato a los tomadores que se vean afectados por esas circunstancias.
Se trata de una iniciativa de autorregulación, por lo que únicamente sirve como compromiso adquirido por parte de las entidades aseguradoras que se adhieran a la guía. Pero significa, eso sí, un paso adelante ante una ley que no regula con precisión cómo deben proceder las aseguradoras, dejando al arbitrio de los tribunales la resolución de conflictos.
Los seguros de salud que recogen la prestación de servicios sanitarios tienen, por lo general, una duración de un año. Y se amplían automáticamente por anualidades sucesivas si dentro del plazo establecido ni la aseguradora ni el cliente comunican el rechazo a la extensión de la cobertura.
Aunque desde la patronal explican que «esta posibilidad de oposición a la prórroga es una facultad que las entidades aseguradoras sólo ejercitan excepcionalmente en casos extremos y graves por mal uso de la póliza pero nunca por exceso de siniestralidad o edad», en estos años se han venido conociendo situaciones donde la compañía hizo valer su derecho a no renovar el contrato a tomadores con afecciones crónicas o graves, como cáncer.
Eso ha despertado las alarmas no solo en las asociaciones de consumidores sino también dentro del colectivo de corredores de seguros. De hecho, ha sido objeto de debate en diversos foros del sector.
En el último que celebró Adecose (Asociación Española de Corredurías de Seguros), el pasado mes de octubre, el presidente Martín Navaz ya indicaba que ante las incidencias detectadas habían constituido un grupo de trabajo donde abordar los principales problemas que revestían las renovaciones y proponer soluciones. Es más, avanzaba que estaban en contacto tanto con Unespa como con la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) para «hacer algo más ordenado» al respecto.
También con ese objetivo, la patronal del seguro toma cartas en el asunto a través de la nuevaGuía de buenas prácticas en la contratación de los seguros de salud. Este código –que sustituye al anterior de 2009– especifica que las entidades que lo asuman no podrán oponerse a la prórroga de la póliza cuando el tomador haya sido diagnosticado con anterioridad al vencimiento del contrato.
Y hace una referencia explícita a las patologías que quedan al amparo de esta garantía: procesos oncológicos activos, enfermedades cardiacas que precisan cirugía o degenerativas del sistema nervioso, trasplante de órganos, insuficiencia renal aguda o respiratoria crónica y degeneración macular, entre otras.
Asimismo, la hoja de ruta de Unespa también incluye una salvaguarda para los asegurados mayores de 65 años. Las compañías que se adhieran a la nueva guía se comprometen a no rechazar la extensión de las pólizas de los tomadores que superen esa edad, siempre y cuando puedan acreditar que son clientes continuados de la aseguradora –y sin impagos– desde hace al menos cinco años.

Fuente: expansion.com



Deja un comentario